Sierra de Cazorla: Ascensión al Rayal

Empezamos las vacaciones de Nochevieja con la ascensión a una estupenda cima de la sierra de Cazorla, el puntal del Rayal, de 1.834 metros de altitud.

Esta cumbre y la cuerda que desarrolla hacia el norte caen a plomo sobre los campos de olivos de la comarca, dándole un carácter agreste y salvaje.

La ruta elegida parte del Puerto de Tíscar, entre los pueblos de Quesada y Pozoalcón. En dicho puerto hay restos de una antigua fortaleza arabe ubicada en un" nido de aguila" .

Cresterío de Tíscar, que luego podremos ver a vista de pájaro emergiendo entre la niebla.

Inicio de la ruta en el Puerto de Tíscar. De este punto parten 2 senderos balizados del Parque que nos van a servir para aproximarnos a la cuerda del Rayal.

Ganamos altura con rapidez para introducirnos de lleno en las nieblas de la mañana. A lo lejos vislumbramos un arco oradando un espolón.

La niebla se espesa y los rayos del sol apenas se dejan ver. El itinerario no tiene perdida, ya que hay que buscar la zona alta de la sierra.

Alcanzada la cota 1.500 m dejamos abajo las nieblas y se nos aparece un cielo limpio con cientos de kilómetros de visibilidad.

La ruta remonta continuamente los resaltes que forma la sierra hacia poniente por terreno despejado y fácil de andar.
En la umbría aparecen los restos de la pasada nevada, que dejó algo de nieve a partir de cota 1.700 metros. Al fondo se distinguen la mayoría de sierras andaluzas.

Último esfuerzo antes de coronar la cima. Al fondo en primer término, la sierra de Quesada.

Vista atras para deleitarnos con las vistas de la cara norte de Sierra Nevada.

También aparece a muchos metros por debajo nuestra el cresterío de Tíscar, con la fortaleza árabe en su centro.

Por fin alcanzamos la cumbre, bajo un cielo azúl y un panorama de cientos de kilómetros de visibilidad .

Las vistas sobre la cuerda de los Agrios es espectacular y el ambiente serrano contrasta con la vista hacia el sur. La cumbre puntiaguda es el Aguilón del Loco, de relieve muy agreste.

Tanteamos un poco la cuerda, pero en el primer destrepe nos topamos con un "repellao" de nieve dura y hielo que nos hace retroceder...otra vez será.

De camino hacia abajo no dejamos de visitar el cresterío de Tíscar, que tan imponente se ve desde la cumbre del Rayal.

Otro lugar interesante en Tíscar es la Cueva del Agua. Se trata de un gran abrigo de roca por el que brota un arroyo formando tres cascadas muy vistosas. Esta es la salida de uno de los saltos.

Caída principal por un cauce encajonado con forma de tubo.

Cascada secundaria y fácil de fotografiar.

Desde Tíscar nos desplazamos a Cazorla para seguir con el programa de excursiones que teníamos planteada, aunque nos gustaría volver en otra ocasión para hacer la Cuerda de los Agrios.

a principal a página de rutas

carlete.com. Año 2017

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de todo el contenido de esta web sin expresa autorización de su autor.