Sierra Nevada: Ascensión a Polarda y Buitre

Nuestra penúltima visita a Sierra Nevada de la presente temporada ha coincidido con una adelantada primavera que ha llenado de flores las cabeceras de los barrancos de la sierra.

En esta ocasión nos hemos trasladado a la zona occidental del macizo, concretamente al municipio de Abrucena, que es el lugar donde Sierra nevada se eleva definitivamente alcanzando la cota "dosmil".

Comenzamos el reportaje mostrando la floración de los almendros en la cabecera del barranco del Buitre.

Toda esta zoda de Sierra Nevada es sorprendente por lo agreste de su cara norte, con multitud de tajos y barrancos que le dan un aspecto alpino. El la imagen aparece a la izquierda la Peña Horadada, con su afilada arista. Al fondo, la cara norte del cerro del Buitre, que será nuestro objetivo montañero.
La ascensión la hacemos aprovechando el trazado de la senda Sulayr. Este trazado tiene la virtud de atravesar uno de los mejores encinares existentes en Sierra Nevada, testigo de lo que fueron los bosques autóctonos.

Al fondo el primer "dosmil" de la sierra, el Peñón de la Polarda.

Pasada la cota 1.800 aparecen los bosques de pino de repoblación, tan abundantes en la vertiente norte de Sierra Nevada.
La ascensión continúa atravesando algunas majadas de pastores. Esta en concreto está rotulada como refugio libre, aunque la puerta está cerrada y no es posible acceder al interior.
Continuamos la ascensión siguiendo en todo momento el sendero Sulayr. Toda la zona queda en umbría y aún permaneces grandes neveros.
Uno de los tramos mas bonitos es sin duda la travesía del bosque de pinos con un suelo totalmente cubierto por la nieve.
Últimos metros antes de llegar a la cuerda principal de la sierra. La referencia de los hitos de madera es muy útil mara seguir correctamente la senda.
La vertiente sur de la sierra contrasta muchísimo con la umbría que acabamos de recorrer. Tras un pequeño repecho nos topamos con el refugio-vivac de la Polarda, que está en muy buenas condiciones. A partir de aquí se acaba la senda y hay que seguir la cuerda principal de la sierra.
Se asciende de manera continua, alternándose grandes neveros con zonas mas peladas. El límite del bosque de pinos asciende prácticamente hasta la misma cuerda.
Últimos metros para coronar la primera cima del día, el Peñón de la Polarda. A la izquierda se ve el bosque de pinos que hemos atravesado en la subida.
Foto de cumbre del Peñón de la Polarda. Se trata del primer "dosmil" de Sierra Nevada marca el punto de inicio de la alta montaña de la sierra. Es muy buen oteadero de todo el valle del río Nacimiento, el desierto de Tabernas y Hoya de Baza. La sierra de los Filabres queda prácticamente enfrente, con un buen grupo de "dosmiles" aún por descubrir.
A partir de La Polarda hay que hacer un sinfín de subidas y bajadas, que se corresponden con varias cumbres secundarias existentes entre la Polarda y el Cerro del Buitre.
En todo momento las vistas son espectaculares, apareciendo ante nosotros las cumbres aún nevadas de la Sierra de Lújar.
Una de las cumbres secundarias mas destacadas es el Mancaperros. Nosotros la ascendimos pensando que era el Buitre, pero a la vuelta la evitamos por su falda sur.
La travesía de las cumbres hacia levante nos acerca cada vez mas a las grandes cimas de Sierra Nevada.
Detalle de la cumbre del Mulhacén en el centro de la imagen, con su formidable cara Este y el cerro de la Alcazaba a la derecha, mostrando los tajos del Goterón.
Tramo final de la ascensión al cerro del Buitre. Siempre como telón de fondo los "tresmiles" de Sierra Nevada.
Cumbre del Cerro del Buitre, con vistas sobre la cuerda oriental de Sierra Nevada. Destaca a la izquierda el Peñón de la Polarda, primer "dosmil" de la sierra.
En la cima existen dos refugios, uno de vigilancia contra incendios y el otro un refugio libre en estado bastante precario.
Las vistas a poniente nos muestra la cuerda de los "tresmiles". En esta ocasión destacan el Mulhacén y el cerro de la Alcazaba.
Antes de iniciar el descenso no podemos dejar de asomarnos a la gran balconada hacia la zona central de Sierra Nevada. Se nos muestran la mayor parte de las altas cumbres de Sierra Nevada. A la derecha aparece también la preciosa cumbre al Almirez, que tan buenos recuerdos nos trae.
Para el descenso seguimos la traza de una pista parcialmente tapada por la nieve. De nuevo la imagen de la sierra de Lújar ante nosotros.
Última vista atrás para ver la cuerda de los tresmiles apareciendo entre el bonito pinar de la vertiente sur de la sierra.
Para el regreso utilizamos la pista que recorre la falda sur de la sierra. Este tramo se hace también muy agradable por la cantidad de neveros que hay que atravesar.
Antes de iniciar el camino de vuelta a casa no pudimos dejar de acercarnos de nuevo a admirar la espectacular cara norte del Cerro del Buitre. La próxima ascensión al Buitre queremos hacerla por su cara norte...ya veremos.
a principal a página de rutas

carlete.com. Año 2017

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de todo el contenido de esta web sin expresa autorización de su autor.