Guillimona, Sagra y Mirabetes.

La Guillimona (2.064)

Para despedir el año 2.011 nos fuimos a dar un paseo por la Cuerda de la Guillimona, con la intención de recorrerla y coronar su cumbre mas alta, de 2.064 m de altitud.

Toda esta sierra discurre paralela a la Sierra de Castril y es un magnifico mirador tanto de la Sagra como de la infinidad de "dosmiles" que albergan los sistemas béticos.

 

El punto de inicio fue el Puerto del Pinar, llamado así por los espléndidos ejemplares de pino salgareño que nos vamos a encontrar en toda la subida hacia la Guillimona.

Tras remontar una pequeña vaguada alcanzamos la ancha cuerda de la Guillimona. Al fondo  la Sagra, que va a ser nuestro punto de referencia en la travesía de la cuerda.
El cordal se encrespa en varias zonas, aunque siempre es factible caminar por la base de los escarpes. Al fondo aparece ya la redondeada cumbre de la Guillimona.
En la parte final, a la cuerda principal se le une otra cuerda menor, formando entre ambas la cabecera de un pequeño barranco. Esta cuerda secundaria tiene un aspecto muy agreste y es la que aparece a la derecha de la imagen.
El tramo final de la ascensión coincide con un cambio en la pendiente del camino.  La vereda pasa de recorrer plácidamente la cuerda a elevarse definitivamente buscando la cota "dosmil".
La primera imagen que tenemos al coronar la cima es la silueta a contraluz de la cara norte de La Sagra. A lo lejos aparece la Hoya de Baza, el Negratín y Sierra Nevada.
Las vistas hacia el oeste nos descubre la multitud de cimas de la bética. Destacan el Almorchón, en la Sierra de Segura, y el Empanadas cerrando el valle del río Castril.  Abajo a la derecha tenemos Santiago de la Espada.
las vistas hacia el sur nos muestra la cuerda del Cerro de la Laguna y el Tornajuelos, cumbres ambas de mas de 2.000 metros de altitud.

A la derecha destacan las 2 cumbres gemelas de los Castellones de los Mirabetes, que tantas veces hemos visto en nuestras ascensiones a la Sagra. Precisamente los Castellones de los Mirabetes serán nuestros siguientes objetivos.

Regreso de nuevo al Puerto del Pinar atravesando bonitos rodales de pino salgareño.  La mente la teníamos ya en la excursión del día siguiente.
Castellón de los Mirabetes (1.937 m)

 

Estrenamos el año nuevo 2.012 con la ascensión a esta interesante cumbre, que está en la prolongación de la Guillimona hacia el sur.

En este caso nos fuimos a los Collados de la Sagra, donde arranca la antigua vereda que traspone la sierra en busca de los cortijos de los Mirabetes, ubicados en la base de los Castellones.

 

El camino parte de los Collados de la Sagra y discurre llaneando en busca de la fuente del Maguillo. Al fondo vamos viendo toda la cuerda de Laguna Seca y Tornajuelos.
 

Al llegar al barranco del Maguillo tenemos que sortear unos grandes resaltes que forma el río. Toda esta zona es rica en bonitos saltos de agua.

El barranco se supera atravesando una repisa volada sobre el río que hay que pasar con precaución.

Una vez superado el barranco aparecen ante nosotros las dos cumbres de los Castilletes de los Mirabetes.
Cumbre principal de los Castellones, con un paredón que rodea toda la cara este de la montaña. Abajo el chopo solitario nos sirve de referencia para encontrar el camino de subida.
El Castellón que dejamos a la derecha según se sube es el mas pequeño de los dos, aunque el cinturón de escarpes que rodean completamente la cima, hacen que esta sea inexpugnable y precise de escalada con cuerda.
Nosotros iniciamos la rápida subida tomando el camino que discurre hacia el collado entre los dos castellones. El chopo marca la traza adecuada.
Una vez superado el collado tenemos al fondo la cima de la Guillimona, con toda su cuerda detrás. Toda esta zona la recorrimos el día anterior.

A la derecha de la imagen aparece la cumbre del castellón derecho, ya muchos metros por debajo de nosotros.

En la parte final de la ascensión aparecen unas bonitas formaciones geológicas, con varias fracturas en la roca que forman espectaculares chimeneas.
Cara sur del Castellón de los Mirabetes, con muchos metros de pared extraplomada. Conviene asomarse con precaución al precipicio.
Últimos metros antes de llegar a la cumbre. En la zona vemos varios restos de construcciones de mas de 2.000 años de antigüedad.

El Castellón de los Mirabetes es también un extraordinario balcón sobre las cordilleras béticas. Podemos contemplar desde su cumbre casi todos los "dosmiles" andaluces.

El descenso se puede complicar un poco debido a la tremenda erosión que hay en la torrentera que baja por su cara norte hacia los cortijos de los Mirabetes. Conviene bajar con precaución, y ante la duda bajarse hacia una pista cercana que conecta con los cortijos.

Imagen de los castellones una vez culminada la bajada.

El descenso hacia el punto final del recorrido se hace a través de una preciosa vereda que atraviesa un interesante encinar, siempre con la imagen al fondo de la cara norte de la Sagra.

Con esta excursión dimos por finalizada esta nueva visita a las montañas del altiplano granadino..

a principal a página de rutas

carlete.com. Año 2017

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de todo el contenido de esta web sin expresa autorización de su autor.