Sierra nevada: Ascensión a Tajos Negros

 

La ruta plantea la ascensión de Tajos Negros de Covatillas (3.116 m) y el Puntal de los Cuartos (3.158 m) desde la vertiente norte. El punto de inicio es el Corral del Turón (1.695 m), muy cerca de Jeres del Marquesado.

La idea era remontar desde el Corral hasta alcanzar el sendero Sulayr, para posteriormente acceder a los Lavaderos de la Reina donde dejaríamos las mochilas. Desde Lavaderos ambas cumbres son muy accesibles.

Primeras luces sobre nuestra acampada, en el bosquete de cedros que hay en las proximidades del Corral del Turón.

La ruta en un primer momento remonta el cortafuegos para sobrepasar la zona de pino de repoblación que hay en esta vertiente de la sierra. La primavera en Sierra Nevada está en pleno explendor.

Al llegar a cota 2.000 m nos topamos con el trazado del sendero Sulayr, que ya no abandonaremos hasta llegar al río Maitena, a los pies de los Lavaderos de la Reina.

Tras un par de repechos llegamos a la acequia que recorre la cabecera de la Dehesa del Camarate.

Mirada sobre el barranco del río Alhama, que alberga los mejores bosques autóctonos de Sierra nevada

Al fondo vemos gran parte del comino de subida. El suave viento de poniente nos refresca la subida.

Aún se conservan algunos neveros por la zona y ver el agua del deshielo  caer por todos lados es un espectáculo.

Pasa la portilla que hay cerca de la Piedra de los Soldados aparece al fondo Tajos Altos, con el río Maitena cayendo desde los Lavaderos.

A partir de aquí se inicia un suave descenso en busca del río Maitena. Previamente hay que sortear un barranco y la vereda da un rodeo para evitar perder demasiada altura.

Poco a poco nos acercamos al cauce del río. Al fondo se distinguen bien los resaltes del rio que forman las cascadas de Lavaderos.

Dejamos el Sulayr, que gira en busca del refugio de Peña Partida y  remontamos el rio buscando trazas de vereda. Empieza el espectáculo acuático.

Este año el deshielo se está alargando mucho y a pesar de las fechas en las que estamos todo tiene un verdor espléndido.

Ya tenemos cerca el resalte. Empieza a verse mucha gente por los alrededores de la chorrera.

 Primer plano del salto de agua, que este año está como nunca lo habíamos visto

Otra imagen en la que se puede ver la cantidad de agua que baja de la sierra.

En el resalte la vereda se empina. Con el peso de las mochilas avanzamos lentamente en esta zona.

Una vez arriba el espectáculo de la caida del agua continúa en unas gradas que forma el rio. Esta zona está mucho mas tranquila de gente.

Preciosos borreguiiles bajo la cumbre de Tajos Negros.

De nuevo la caída del agua por multitud de sitios.

Última imagen acuática. En Lavaderos nos encontramos con los compañeros del Club Montañero Sierra del Pinar, que habían empezado la excursión en la cadena.

Desde Lavaderos  y tras descansar un buen rato, iniciamos la última parte de la ascensión. Remontamos la loma dejando Tajos Negros a la derecha, en una zona de mucha piedra suelta que ralentiza la marcha.

Una vez en la cuerda de "los tresmiles" aparecen al fondo los grandes de Sierra Nevada. La Este de la Alcazaba y al fondo se asoma el Mulhacén. El puntal del Cuervo aparece a la derecha.

Aquí coincidimos con un cuarteto que venía desde Trevélez y tenían intención de hacer gran parte de la integral.

Hacia el sur se ve la laguna de Juntillas y de nuevo la cumbre de la Alcazaba.

Vista hacia el norte desde la cumbre de Tajos Negros. Al fondo se ve la cuerda del Alguacil, que hemos traspuesto esta mañana para acceder al valle de Maitena.

Foto femenina de cumbre. Para algunas de ellas éste ha sido su primer "tresmil".

Para bajar buscamos la loma del Puntal de los Cuartos, que aún conserva un nevero a lo largo de gran parte de su longitud.
Foto de cumbre del Puntal de los Cuartos.
Vistas hacia poniente, con vista de los tresmiles entre el Veleta y la Alcazaba.
Decenso con las últimas luces del dia de la loma del Puntal de los Cuartos.

Último nevero antes de regresar a los Lavaderos.

La noche la hicimos acampados en la cabecera de los Lavaderos, bajo un espléndido cielo de verano plagado de estrellas.
Detalle de la luna creciente
A la mañana siguiente descendemos de nuevo hacia el Corral del Turón, deshaciendo el camino hecho el dia anterior.
 Poco antes de medio dia llegamos al bosquete de cedros donde habíamos empezado el dia anterior.  Choto y plato alpujarreño nos esperaba en Jeres.
Una vez mas hemos disfrutado del espectáculo del deshielo de la sierra, y cerramos la temporada de excursiones por las béticas hasta el próximo otoño.
a principal a página de rutas

carlete.com. Año 2017

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de todo el contenido de esta web sin expresa autorización de su autor.