La travesía de la Cuerda del Alguacíl

Esta ha sido nuestra segunda visita a esta solitaria zona de Sierra Nevada. En esta ocasión hemos aprovechado el largo puente de Año Nuevo para hacer dos ascensiones en esta parte de la sierra.

Hemos tenido la suerte de contar con un guía de lujo para las actividades: Antonio (Lanteriano en el foro nevasport), experto conocedor de la zona, que nos ha llevado por la preciosas y desconocidas veredas.

Como introducción esta imagen donde se resúme la filosofia de las actividades: Ascensiones desde la misma base de la sierra usando las añejas veredas.

Ascensión al Collado del Pino

La primera actividad que nos planteamos fue la ascensión al Collado del Pino, con opción de ascender el San Juan si las condiciones eran las adecuadas.

Las primeras vistas a la sierra ya nos indicaban las condiciones: ventisca en cotas altas.

Descartada la opción de subir a cumbre, nos centramos en la subida al Collado del Pino y el encuentro con el sendero Sulayr. El ascenso lo hacemos siguiendo la vereda que se dirige a Válor, perfectamente guiada por Antonio que nos va dando datos de la toponimia del lugar.

Vistas del Cerro del Gallo con la fuerte ventisca barriendo la cumbre. A la derecha, las nubes tapan los tresmiles de la sierra.

Vistas de los extensos bosques de pinos que se extienden a lo largo de la sierra. Al fondo el Cerro del Gallo y el collado del Puerto.
Para este dia la temperatura ha bajado y aparecen carámbanos de hielo en alguna umbría.
Poco a poco vamos remontando el pinar para acercarnos a nuestro destino, el Collado del Pino. Al fondo las nubes persisten sobre la zona del Picón, que no se despejará hasta las últimas luces del dia.
El collado del Pino da vistas al Morrón del Mediadia y al Sanjuanero. Al fondo aparece el Chullo.
Nuestra idea en este punto es seguir la traza del Sulayr hasta encontrarse con un camino descendente que hay hacia Lanteira en la loma que se ve al fondo.
Previamente hay que superar el barranco del Toril, para lo cual iniciamos un pequeño descenso hacia el fonde del barranco.
Piornos adornados con los colores del invierno.

El paso del barranco nos muestra un cascarón de hielo extendido en buena parte de la umbría. Como para esta excursión no hemos traído el material de alta montaña, toca darse la vuelta y volver por el mismo camino de ida.

Antes de iniciar el descenso tomamos la última foto de la loma del San Juan, muy pelada por el viento.
Ascensión al Cerro del Gallo

Con tiempo bueno se plantea la ascensión al Cerro del Gallo remontando la Loma de los Cucones. Subimos los coches hasta la pista principal de la sierra, a cota 1.586 m, para acortar algo la subida. Aún así nos quedan unos 1.300 m de desnivel que salvar.

Inicio de la ruta subiendo hacia la llanada del Bocaire.

Al poco la pista se convierte en vereda. Antonio "lanteriano" va indicando el camino según se sube por la loma.
A cota 1.780 m tenemos la llanada de Bocaire, con espléndidas vistas de la línea de cumbres que se extiende entre el Picón de Jeres y el cerro de San Juan.
Especial atención merece las vistas sobre el barranco del Alhorí, que desde este punto vemos en toda su extensión.
las vistas hacia el sur también son muy amplias. Se ven gran parte de las cordilleras béticas espolvoreadas con la nevada de la noche anterior.
Lanteriano le pega un repaso a la toponimia de Sierra Nevada entre los Miradores y el San Juan. Las miradas se van hacia el Alhorí, sin duda uno de los barrancos mas bonitos de toda la sierra.
Tras el descanso iniciamos de nuevo el ascenso hacia el Cerro de los Muertos, donde nos vamos a cruzar con el Sulayr.
En este punto dividimos la excursión en dos grupos. Unos equipados con piolet y crampones seguirán hacia la cumbre, y el resto tranquilamente bajarán de nuevo a Lanteira.
En este punto nos despedimos de Antonio, que nos da las últimas indicaciones antes de que empecemos la subida al Cerro del Gallo. En este punto nos quedan aún 700 m de desnivel a superar.
Inicio de las primeras rampas del cerro de los Muertos, que conforma el primer tramo de la ascensión. La nieve está muy venteada y la loma está prácticamente pelada.

Otra perspectiva hacia poniente, con la cumbre del Picón de Jeres y el Puntal de Juntillas al fondo.

La loma norte del Gallo está presenta un cascarón de hielo en toda su extensión, parcheada de vez en cuando por surcos de nieve blanda, restos de la nevada de hace 2 dias.

La norte del Gallo se empina conforme se gana altura, y optamos por hacer una media ladera buscando la zona donde da el sol para salir a la loma, que tiene menos pendiente.

Media ladera en la cara norte. Con el hielo que lo cubre casi todo hay que extremar las precauciones, ya que la loma está muy pelada por debajo y una caída aquí es muy peligrosa.

Una vez alcanzada la divisoria la cosa se tranquiliza. Aparecen bonitas formaciones en la nieve debido al ventarrón que sopló los dias anteriores. Toda la nieve está muy barrida, apareciendo costritas de hielo.

Con mas cansancio que el que nos esperábamos hacemos cumbre a las 15,30 de la tarde. Las vistas del Puntal de Vacares, Alcazaba y Mulhacén bien merecen el esfuerzo.

Detalle de los tajos del Vacares, tajos del Goterón y cara Este del Mulhacén. La divisoria de Sierra Nevada pelada por las ventiscas.

Aspecto general de la divisoria, con placas de hielo y con poquísima nieve. Los vientos han hecho estragos.

Descenso hacia el Collado del Puerto. Toda la ladera está helada. Se nos hace tarde, pero ya no hay mayor complicación porque hay una buena vereda que baja hasta el coche.

Peñon del Puerto, paso natural entre Lanteira y la Alpujarra.

Últimas luces sobre el Marquesado. A la derecha la loma del Monforte, por donde tenemos que hacer la larga bajada has los coches. Toda esta zona la recorrimos hace un par de años, con muy buena nieve.

Últimos metros de descenso del Collado del Puerto. Aquí recibimos la llamada de nuestro amigo Antonio, que viene subiendo la loma a nuestro encuentro.

La noche nos cogió bajando por el cortafuegos, y llegamos a los coches ya con noche cerrada.

Cierro el reportaje con la imagen de las últimas luces sobre los tresmiles orientales de Sierra Nevada.

Esperamos que esta actividad sea sólo el comienzo de un año lleno de buenos momentos disfrutando de la montaña.

Por último, agradecer a Lanteriano su amabilidad y su hospitalidad. Hemos disfrutado mucho de su compañía por estas montañas que él tantas veces ha recorrido. Gracias y hasta pronto!

a principal a página de rutas

carlete.com. Año 2017

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de todo el contenido de esta web sin expresa autorización de su autor.