Las Dolomitas: El macizo de Brenta

 Ésta es la reseña fotográfica de nuestro periplo por las tierras del “Alto Trentino” en busca de las altas cumbres del sector occidental de las Dolomitas.

El macizo de Brenta está situado en la zona más occidental de las Dolomitas, en Trentino  Alto. La capital de la zona es Trento, ciudad con un gran patrimonio histórico. Nosotros accedimos a Trento vía ferrocarril desde el aeropuerto de Milán-Bérgamo.

Éste es el croquis del itinerario que seguimos durante 5 días. Como veis gira alrededor de la Cima Brenta, que es la montaña más significativa del macizo.

En el dibujo se puede ver la configuración del maciza, en torno a la cima Brenta.

El punto de inicio y final de nuestro “Giro di Brenta” fue el municipio de Molveno. El pueblo está muy bien situado, justo en la orilla del lago de Molveno, y con muy buenas vistas de la parte oriental del macizo. Los inicios de ruta son siempre los más duros de los trekking  por montaña. Suele haber el mayor desnivel de subida y la mochila va a tope…

Iniciamos la subida entre extensos bosques de abetos.

Una vez superado el paso “Dagnola” el paisaje cambia, pasamos de los verdes prados de Molveno a un laberinto de roca caliza.

El paso de “Dagnola” es un buen oteadoro de la parte norte del macizo. Desde aquí se tiene muy buena panorámica del Monte Fabbión y del paso Selta del Moltozque  que corona el valle del Cavai.

A partir de este punto el camino inicia un descenso brusco para buscar una allanada a los pies del Crozzon Della Espora  risco muy característico que nos ha ido orientando desde que pasamos el collado.

Los pastizales de Malga Espora fue el sitio elegido para el vivaqueo. Toda la zona se corresponde con un polje que queda en una amplia depresión rodeada de riscos calizos.

La vereda inicia una sostenida subida en busca del paso Galarda, puerta del campo Lavona.

Poco antes de llegar al paso de la Groste, hay que hacer un collado intermedio que tiene la particularidad de estar flanqueado por dos espectaculares canchales calizos.

La cima de Val Scura preside  toda la cabecera del campo Lavona. Las nubes van remontando el valle hasta estrellarse con los paredones que presenta la montaña por todo su flanco oeste.

Últimos metros antes de llegar al collado. La silueta de la Prieta Grande se nos aparece imponente.

Prietra Grande es uno de los ejemplos ilustrativos del relieve de las Dolomitas. Estratos horizontales que emergen bruscamente formando espectaculares escarpes. Las líneas horizontales de los estratos son aprovechadas para meter un “sentiero attrezzato”.

Desde Groste iniciamos descenso en busca del refugio Tuckett. Atravesamos ahora una zona de caos de piedras y canchales, donde hay que estar atentos para no perder la vereda.

Un poco antes de llegar al refugio aparece la imagen de la punta Massari . Ya nos aproximamos al corazón del macizo de brenta, con las cimas más altas apareciendo entre las nubes.

La llegada al refugio nos coincide con un tormentazo, que nos obliga a guarecermos algunas horas dentro del refugio.

Dejamos atrás el refugio Tuckett para adentrarno en la parte alta del valle de Brenta. La cima Sella despunta entre la niebla de la tormenta.

Imagen del Castelleto inferiore y cima Sella, ambas en las proximidades del refugio de Tuckett. El emplazamiento del refugio es espectacular prácticamente colgado de una cornisa.

El acceso a la zona alta del valle de Brenta tiene algunos pasos entretenidos. Cuando puede, la vereda se cuela entre los canchales. Otra se cuelga de los paredones calizos.

El santuario montañero de Brenta.

Riscos del Grozzón di Vall di Agola,  frente al refugio Brentei. Imagen características de las crestas del macizo de Brenta.

Los atardeceros siempre se caracteriza por el empeoramiento del tiempo y las tormentas. Desde el refugio el espectáculo está garantizado.

Dos montañeros redisponen a ascender la vía de la Brochette. Nosotros nos preparamos para continuar nuestro trekking.

La cima Tosa y el Grozzon di Brenta tras el refugio “María e Alberto” al Brentei.

La vereda se encarama a los riscos para remontar poco a poco la zona alta del valle de Brenta Alta.

La cima Brenta Bassa se nos aparece siempre al frente, marcando el camino para coronar la Bocca di Brenta.

Vista atrás del valle de Brenta Alta. Al fondo, detrás de las nubes está el macizo Adamello.

Antes de remontar al Bocca di Brenta es preciso superar un resalte. La verada trepa entre los riscos ayudada de pasamano.

Últimos pasos antes de coronar la Bocca di Brenta. Más elevada de nuestro trekking.

La Vedretta di Brenta vista desde la parte alta de la Bocca di Brenta.

Tramo de cornisa en la vertiente opuesta.

Los verdes pastizales nos marcan el camino hacia el valle de Ambiez. Las nubes remontan el valle dejando encima la cumbre de la Crona. La zona se llama Marga Flacona.

Inicio del largo descenso del valle de Ambiez. Algunas cabañas de pastores flanquean la vereda, que casi se pierde entre la vegetación.

La vista atrás nos muestra la imagen del circo de la Busa del Malgani, una de las puertas más interesantes del macizo.

Metidos de lleno en el descenso del valle, la vegetación se vuelve selvática. Aparecen buenas formaciones de coníferas en las zonas altas y un espeso ayedo en la umbría del río.

Desde Malga Flacona continuamos el descenso. Ahora la vereda se convierte en camino carretero y ya nos queda muy poco para asomarnos de nuevo al lago de Molveno.

En una de las revueltas del camino, por encima del lago vemos a lo lejos las casas de Molveno. Aquí completamos el circulo y finalizamos nuestro trekking.

a principal a página de rutas

carlete.com. Año 2017

Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de todo el contenido de esta web sin expresa autorización de su autor.